• MENÚ
  • COMPRA    0

Juana la Loca, una historia de amor por el trono de Castilla

Juana la Loca, una historia de amor por el trono de Castilla

 

En 1504 nacía en Toledo la infanta Juana, hija de los Reyes Católicos españoles: Isabel y Fernando. Al ser la tercera en edad y teniendo un hermano varón, no se la educó para ser reina, por lo que recibió una formación como infanta y cortesana, de un marcado carácter religioso por el que ella nunca sintió demasiado entusiasmo.

Como parte de la geopolítica seguida por sus padres, le concertaron matrimonio con Felipe el Hermoso, Archiduque de Austria. A pesar de que no se conocían con anterioridad, se enamoraron el uno del otro desde el primer instante que se vieron, pero lo cierto es que Felipe perdió el interés con rapidez, lo que provocó que ella viviera el resto de su relación con una mezcla de pasión y desolación y unos celos desmedidos que muchos asocian con su pérdida de cordura.

A la muerte de su madre, la Reina Isabel I de Castilla, Juana debía hacerse con el control del reino, pero debido a su inestabilidad mental, su esposo y su padre lucharon por mantenerla alejada del gobierno y hacerse ellos con el poder. Algunas investigaciones apuntan a que en realidad, la locura de Juana no era tal, y más bien fue una lucha de poder la que apartó a Juana del trono.

Tras numerosos enfrentamientos entre su marido Felipe y su padre Fernando por el control de Castilla, Felipe muere repentinamente, y Juana acompaña el féretro de pueblo en pueblo durante 8 meses, lo cual aumentó su fama de loca.

Su padre se hace con el poder de Castilla y decide finalmente internarla en una fortaleza para evitar que interfiriera en la gobernanza del reino, y posteriormente su hijo, Carlos I mantendría este encierro. A pesar de que durante las revueltas de los comuneros, que estaban en contra de Carlos, hicieron un intento por liberar a Juana y devolverle el trono, ella se opuso y no prosperó, por lo que siguió en la fortaleza hasta su muerte. Juana estuvo recluída allí durante casi 50 años donde fue duramente maltratada.

La figura de Juana la Loca cobra especial importancia durante el Romanticismo, convirtiéndola en una figura legendaria. Otros la han visto como un icono feminista, como una mujer a la que no se le dieron los derechos que le correspondían y le fueron arrebatados por los hombres más importantes de su vida: su marido, su padre y su hijo.

En Toledo Gold hemos creado la colección Juana, inspirada en la tradición y raíces españolas con estampados renacentistas, con pendientes, collares y pulsera en plata damasquinada con un marcado carácter y fortaleza.

Más posts