• MENÚ
  • COMPRA    0

Los visigodos y su gran pasión por la joyería

Los visigodos y su gran pasión por la joyería

 

El pueblo visigodo procedía de las tierras del norte de Europa y supusieron la caída del Imperio Romano de Occidente, conquistando gran parte de los territorios que éstos dominaban.

Se establecieron en la Península Ibérica y poco a poco fueron teniendo dominio de casi todo el territorio con capital en Toledo. Durante el reinado de Recaredo, se convirtieron al catolicismo, lo que tuvo una gran influencia en todo su legado. Gobernaron durante 200 años hasta el 711, cuando los musulmanes invadieron la península y desplazaron a todos estos pueblos.

Una de las grandes herencias que nos dejaron fue la de su orfebrería, los cuidados elementos decorativos como broches, coronas, hebillas o empuñaduras que elaboraban con gran técnica. Los pueblos germanos eran muy aficionados al oro y a las piedras preciosas y desarrollaron objetos de adorno personal así como eclesiástico. Son conocidas sus joyas en forma de águilas, haciendo referencia al dios Odín, que esmaltaban con llamativos colores.

Toledo, al ser la capital, tuvo una gran importancia como centro de elaboración. Dos de las colecciones de orfebrería visigoda más importantes son los tesoros de Torredonjimeno y de Guarrazar, éste último muy cercano a la capital castellanomanchega, en el que se encontraron enterrados varios elementos como coronas, cruces y broches, muy ricos en ornamentación.

Hemos elegido a uno de los reyes visigodos, Walia, para dar nombre a nuestra colección de joyas caladas con formas geométricas. Una colección de bisutería damasquinada cuidada con el mismo esmero que hacían nuestros antepasados germánicos y que puedes visitar aquí.

Más posts